LA VERDAD SOBRE LA LEY DE COSTAS (incluida en el informe auken)

"A NUESTRA COSTA" de Yeray Gonzalez. Un documental politicamente incorrecto

A Nuestra Costa (2011) from Antidoto Sonoro on Vimeo.

domingo, 6 de junio de 2021

La promotora no claudica: "Mar de Tambo es víctima del mal hacer de las administraciones"

 

Desde la ya extinta entidad Vigobarro S.L., Florencio Cruz, carga contra Costas y Concello

Los cruces de acusaciones que en las últimas semanas se han vertido en el seno de la política local sobre una licencia concedida hace 20 años y que en la actualidad pone en jaque a ocho de las 16 viviendas de las familias de la urbanización Mar de Tambo, situada en Chancelas, han señalado de forma directa a la promotora, Vigobarro S.L., una entidad ya extinta por quiebra, de la que había sido titular Florencio Cruz Barreiro, administrador y promotor de la urbanización, quien ha manifestado su total rechazo "a las acusaciones" por parte del Concello, que recientemente ha apuntado la situación de los chalés, que acaban de recibir la notificación de presentación del proyecto de demolición parcial ante el juzgado por parte de la APLU, a "un erro cometido pola empresa construtora".

En este sentido, Cruz Barreiro ha manifestado que "desde el mismo momento en que se contrató a la empresa Eilá Proyectos S.A. en 1997" (una entidad anterior contratada por Costas) se han sucedido "continuos errores y desatinos por parte de las tres administraciones, mezclados con su silencio cómplice". En este sentido, ha expresado, "se ha culpabilizado a la empresa Vigobarro S.L. y a mi persona, cuando se puede demostrar que he sido la víctima del mal hacer de todas y cada una de las administraciones intervinientes en el deslinde". Cuando Vigobarro S.L. adquirió la parcela, explicó, esta circunstancia "se puso en conocimiento a las administraciones", como nuevo titular de la finca. El promotor ha asegurado poder "probar mi inocencia", a pesar de existir una sentencia en su contra que ha valorado como "injusta".

CRONOLOGÍA. En el año 1997 Costas del Estado contrataba a la empresa Eilá Proyectos S.A. para la asistencia técnica de la realización del deslinde del término municipal de Poio. Sin embargo, y según la documentación aportada por el promotor, en una sentencia del TS de 2007, en el marco de una reclamación sobre la deuda de avales necesarios para la realización de las asistencias técnicas, señala que "desde mediados de los 90 la sociedad se encontraba sin actividad, por lo que difícilmente podía realizar alguna labor, y la mayoría de sus empleados están despedidos". 

En agosto de 1998 el Servicio Provincial de Costas de Pontevedra envió al Concello los planos de delimitación provisional y la solicitud de suspensión cautelar de las licencias. En el mes de septiembre, según apuntó el promotor, el Pleno acordó "no suspender la licencia de obras", por lo que en noviembre Costas alertó a la Subdirección General de Gestión de dominio público de que esto "es contrario a la ley". (Art. 12.5 de la Ley 22/1988)

Según ha argumentado el promotor, casi un año después la Subdirección General respondió que el procedimiento legal contra la negativa del Concello "ya no estaba en plazo". En este sentido, criticó Cruz Barreiro, "la negativa del Concello y la permisividad de Costas tuvo como consecuencia que se otorgara la licencia a Vigobarro S.L. para la construcción de Mar de Tambo" con lo que, lamenta, supuso "graves consecuencias para el constructor".

La compra de la parcela se llevó a cabo en diciembre de 1998 "cuando ya se había iniciado la incoación del procedimiento del deslinde". En este sentido, el promotor asegura que "todas las administraciones eran conocedoras" de ello, pero acusa especialmente al Concello como "responsable de la paralización de licencias mientras durase el expediente de deslinde. No se había realizado ninguna anotación en el Registro de la Propiedad y todos eran conocedores menos yo, ya que nunca me notificaron ningún procedimiento de deslinde", afirmó. Por ello, acusó la "existencia de un silencio administrativo desde 1999 hasta 2008", fecha en la que "se dan a conocer los errores de los planos", por los que se contrata a otra empresa.

Mar de Tambo toma Chancelas en repulsa de los inminentes derribos

 

 Vecinos y vecinas de Mar de Tambo durante la marcha por la PO-308. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Alrededor de 50 vecinos de la urbanización y sus alrededores salieron en comitiva desde la finca, pasando por un tramo de la PO-308 ► "Temos dereito a unha vivenda digna", lamentaron 
La premisa: "Sin orden ministerial no puede haber derribos". A ella se aferran los vecinos y vecinas de la urbanización Mar de Tambo, situada en Chancelas, sobre la que pende de un hilo el derribo parcial de ocho de los 16 chalés que la forman, y tras conocerse que la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (APLU) ya presentó ante el juzgado el proyecto de demolición, abriendo así un período de alegaciones. Ante el serio peligro de quedarse sin sus casas, en algunas de las cuales habitan familias con menores, alrededor de 50 personas, vecinos de la urbanización, junto a miembros de la Asociación Veciñal, Cultural e Recreativa de Combarro y otros vecinos de los alrededores que decidieron mostrarles su apoyo, se concentraron el sábado por la tarde en los terrenos situados ante los chalés, para salir luego en comitiva por la PO-308 a golpe de pancarta y puño en alto. "É un dereito constitucional ter unha vivenda digna, e aínda así van adiante co derribo, e incluso ás nosas costas, porque tivemos que ir a Santiago a comprobalo", aseguraron.
El objetivo: visibilizar una situación sobre la que pesa la incertidumbre desde alrededor del año 2008, tras la ocupación de unas viviendas que terminaron las obras en 2005 y para las que el Concello otorgó licencia en 2001. A lo largo de 20 años, el asunto ha estado marcado por la burocracia derivada de la situación del deslinde de costas del término municipal de Poio.

La singular procesión atrajo las miradas y también los apoyos de muchos de los conductores y transeúntes que se cruzaron con la comitiva. La convocatoria se llevó a cabo por los afectados de los derribos, a pesar de que desde la AVCR Combarro trasladaron al Gobierno local su propuesta de movilización sobre la que, critican, "non obtivemos resposta". Los vecinos acudirán ahora a la Consellería de Medio Ambiente, en busca de una institución que atienda sus demandas.


martes, 25 de mayo de 2021

Torre la Sal somos todos (CRISTINA FERNÁNDEZ)

 

Pocos anuncios han movilizado tanto a la opinión pública y a los partidos políticos con representación en nuestra provincia como el derribo del poblado marítimo de Torre la Sal. Una chapuza administrativa más en el largo historial de la Dirección de Costas, tras Nules o Xilxes, que demuestra la nula sensibilidad de sus responsables con nuestra costa. Porque una cosa es garantizar que se cumpla la ley y otra, muy diferente, olvidar que las leyes las hacemos entre todos para garantizar nuestra convivencia. Nunca el enfrentamiento. Y menos la expropiación y derribo a golpe de decreto.

Siempre he entendido el ejercicio de un cargo público como una responsabilidad a pie de calle, así que nada más conocer la noticia cogí mi coche y fui a Torre la Sal. Es un viaje que cada año hacemos miles de castellonenses, porque en pocos enclaves provinciales se respira esa esencia de lo que fuimos y lo que somos como pueblo. Un poblado marinero que siempre entendió que el Mediterráneo era mucho más que una fuente de alimento, una autopista a la historia por la que transitaron fenicios, griegos, romanos o cartagineses. En Torre la Sal todo empieza y acaba en el mar, es su razón de ser. También la nuestra.

Nada más llegar, apenas recorridos unos cuantos metros, ya me encontraba hablando con una de las vecinas afectadas que no dudó en invitarme a entrar en su casa: Conchín Andreu. Como responsable de Turismo en Benicàssim, siempre he pensado que la mejor campaña de promoción es la hospitalidad, y os puedo asegurar que ella sería una excelente embajadora de nuestras costas. Tres de sus cuatro hijos viven en Torre la Sal, incluso sus nietos que van a diario al colegio de Torreblanca, lo que habla a las claras lo que significa esa playa para ella. Fue su marido, que hoy tiene 73 años, el que la heredó de su abuelo quien a su vez la compró a Capitanía Marítima de Vinaròs. Toda una vida de recuerdos frente al mar.

Conchín me enseñó la famosa carta de Costas en la que les daban a ella y a su familia ocho días para alegar contra la expropiación de sus viviendas, las mismas que han mantenido ella, su marido y sus hijos con el trabajo de toda su vida. Ocho días para alegar contra el derribo de unas casas que llevan 150 años en pie. Un despropósito. ¿Y no hubiese sido mejor ponerse en contacto con el Ayuntamiento de Cabanes, mantener reuniones con los propietarios y trabajar juntos para proteger esta singularidad dentro de la legalidad?

Estoy segura que ninguno de los responsables de Costas en Madrid han estado nunca en Torre la Sal, ni de visita. No han escuchado a Conchín, ni a Juan, ni han comido nunca en Casa Artemio que lleva abierto desde 1970, hace más de cuatro décadas. No se puede decidir la vida de las personas desde un despacho en el que ni se adivina el mar. Les invitamos a que utilicen otro tipo de brújula, la emocional, y den marcha atrás a una decisión incomprensible. Nos tendrán enfrente si no lo hacen, a Ciudadanos y a toda la provincia de Castellón. Torre la Sal lo merece. Torre la Sal somos todos.

Portavoz de Ciudadanos en la Diputación Provincial y teniente alcaldesa de Benicàssim

lunes, 17 de mayo de 2021

¿POR QUÉ SE PERMITE A COSTAS DESTRUIR LA HISTORIA DE LOS PUEBLOS?


 

Derribo abusivo de un pueblo marinero centenario: SALVEMOS TORRE DE LA SAL!

Torre la Sal: la ley de Costas para el desalojo 'chirría'

 El Ministerio dice que la ocupación de viviendas en régimen compensatorio se extinguió en 2019 y los vecinos expresan dudas

Viviendas ubicadas en el poblado de Torre la Sal.E. M

El Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Dirección General de Costas, sale en defensa de su decisión de recuperar el dominio público de Torre la Sal procediendo al desalojo de unas 60 viviendas. Un proceso al que ha alegado el Ayuntamiento de Cabanes y de cuya legalidad dudan los vecinos. Fuentes de Costas aseguran que el desalojo responde al cumplimiento de la Ley y al deslinde aprobado en los años 70. «Conforme a la Ley 28/1969, de 26 de abril, sobre Costas, mediante Orden Ministerial de 28 de octubre de 1975 se aprueba el deslinde de la zona marítimo-terrestre y de las playas, en el tramo del término municipal de Cabanes, comprendido entre el límite con el término municipal de Oropesa del Mar y la casa de carabineros a la altura del P.K. 97 de la C.N. 340, quedando calificado el denominado núcleo costero de Torre de la Sal como playa y, por tanto, como bien de dominio público», aseguraron fuentes de Costas a este periódico.

Las mismas fuentes afirman «tras la promulgación de la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas, con fecha 25 de mayo de 1993 se dicta nueva Orden Ministerial que, en el tramo que ocupa, expresa que sigue vigente la línea de playa aprobada en su día por Orden Ministerial de 28 de octubre de 1975 y, por ello, se confirma la pertenencia del espacio ocupado por el núcleo o poblado en cuestión al dominio público marítimo-terrestre». «Al tratarse de dominio público marítimo terrestre según la Ley de Costas de 1988 y todas las posteriores modificaciones, ese tramo es de titularidad estatal única y exclusivamente. Las parcelas que conforman el núcleo de Torre la Sal son ocupaciones sin título, cuyo hipotético derecho a título de ocupación en régimen compensatorio se extinguió en julio de 2019», exponen. Ahora, casi dos años después, «se ha abierto el Expediente de Recuperación Posesoria, siguiendo el procedimiento establecido con ocupaciones ilegales en el citado dominio público para devolver esas parcelas a la titularidad pública del Estado». «Se les ha notificado la obligación de desalojar, con el preceptivo plazo de alegaciones previsto en la normativa», defienden estas fuentes, señalando que «el periodo de alegaciones sigue abierto».

Las afirmaciones de Costas chocan con las reivindicaciones de la Asociación de Vecinos, así como del Ayuntamiento. El presidente de la agrupación vecinal, Juanjo Agost, insiste en que dicha orden ministerial «no llegó a publicarse en el BOE» ni llegó una comunicación a los damnificados ni se llevó al Registro de la Propiedad, mientras los vecinos sí ocuparon los terrenos «cumpliendo con la legalidad e inscribiendo nuestras propiedades, que estaban fuera de ese deslinde, en el Registro». «A nosotros nadie nos ha explicado nada y antes de dar un paso adelante, queremos una explicación», defiende Agost. «Estamos totalmente indefensos», lamenta Agost, quien deja la puerta abierta a presentar alegaciones. Este periódico pidió el citado BOE al Ministerio, pero, a esta pregunta, no obtuvo respuesta.
https://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/castellon/2021/05/17/60a22067fdddff0c628b4595.html

¿Por qué Costas siempre dice que todo está hecho conforme a la normativa pero nunca lo demuestra? Es tan fácil como entregar el expediente completo a quién lo solicite. ¿O tiene algo que esconder?

jueves, 10 de diciembre de 2020

La regeneración de las playas dañadas por el Puerto de València se retrasa al caducar el informe ambiental del trasvase de arena

 

miércoles, 9 de diciembre de 2020

Daños colaterales de la ampliación del Puerto de València: la erosión de las playas del Saler alcanza ya las dunas protegidas

 

lunes, 31 de agosto de 2020

Llega el otoño, alerta en El Saler (PACO MORENO)

Hierros en la playa de El Saler, ayer. /LP
Hierros en la playa de El Saler, ayer. / LP

 La erosión de las playas se ha adelantado este año con un temporal de agosto que anuncia unos meses complicados

Una página después del lugar donde está colocado este artículo hay un excelente reportaje donde hablan meteorólogos con mucha experiencia. Vienen a decir que nos acostumbremos a vivir con las lluvias torrenciales, gota fría, DANA o como quieran llamarse. Me está empezando a cansar la convivencia con los problemas después de aguantar durante días la matraca del Gobierno de que hagamos lo mismo con el coronavirus y la vuelta al cole.

Los que también están hartos de convivir con problemas son los vecinos de la Devesa de El Saler, que este año han visto como un trozo de su playa ha desaparecido en pleno agosto, cuando todavía es tiempo de ir con la sombrilla al litoral de la Albufera, un parque natural con la máxima protección por si alguna institución pública no lo recuerda bien. Las dunas han quedado cercenadas y en las zonas donde estaba el viejo paseo marítimo han reaparecido los inevitables hierros de los cimientos, algunos todavía con la cinta policial colocada de la última vez que sucedió.

Lo mejor de esto, desvela la asociación vecinal, es que hace 13 meses pidieron utilizar esa vía y todavía no les han contestado desde el Ministerio que dirige Teresa Ribera. La ministra se entrevistó hace poco con el alcalde Joan Ribó por teléfono e incluso quedaron en una visita para recorrer juntos la Albufera. Lugares pendientes de mejora para visitar no van a faltar.

La situación de las playas de la Albufera no es mejor a lo que ocurre en las comarcas de La Safor y La Marina. La pandemia lo ha ocultado todo, aunque baste recordar una concentración de vecinos en Dénia por el mismo asunto, además de que los residentes de Tavernes de la Valldigna se asoman de vez en cuando por la ventana para ver lo cerca que está el mar.

Nada ha cambiado en realidad, salvo que ahora vamos con mascarilla. Los vecinos con los que he hablado de este tema el fin de semana lo resumen en una palabra: intolerable. Además, alertan de que puede ser irreversible si no se actúa a tiempo. De momento, el único que ha dado la cara ha sido el Ayuntamiento al reparar los daños del paseo marítimo de la Casbah, donde las familias ya empezaban a temer otro hundimiento como el de hace años.

Y si hay faena en las playas del sur de Valencia, ocurre lo mismo en la Malvarrosa. Cuatro restaurantes quedan prácticamente incomunicados cada vez que llueve fuerte, me decía el viernes un hostelero, con charcos que parecen lagunas.

El alcantarillado está obsoleto y sobra arena por todas partes. Ahí el problema es diferente, debido a la presencia del puerto y su afección a todo el litoral. Al final habrá que coger un autobús para llegar a la orilla, de tanto que crece el arena por la acumulación de material.

El Plan del Cabanyal incluye una propuesta de renovación del paseo marítimo que llega hasta la Patacona. ¿Cuántos años pasarán para transformar lo que los expertos consideran que ya está obsoleto? Me temo que demasiado tiempo para la paciencia de vecinos y empresarios. El verdadero centro de Valencia en verano tendrá que esperar para su lavado de cara.

https://www.lasprovincias.es/comunitat/opinion/llega-otono-alerta-20200831000516-ntvo.html

Tavernes se une y estalla contra Costas por el grave deterioro de la playa de La Goleta


Estado de la playa de La Goleta de Tavernes de la Valldigna
Estado de la playa de La Goleta de Tavernes de la Valldigna

 Todos los grupos políticos coinciden en la necesidad de que la Demarcación de Costas actúe y atienda las peticiones de ayuda acumuladas durante años

 Tavernes está viviendo días de preocupación tras las lluvias del pasado fin de semana, tanto que su alcalde, Sergi González, afirma que “la playa de La Goleta de Tavernes de la Valldigna está en una situación límite y no nos queda prácticamente margen”.

El primer edil hace referencia directa a la problemática que existe entre la localidad de la Safor y la Demarcación de Costas, ya que a día de hoy todavía siguen pidiendo e incluso rogando que arreglen los desperfectos que ocasionó el temporal Gloria allá por el mes de enero.

La playa de La Goleta de Tavernes lleva arrastrando unos graves problemas por la falta de arena y por la fuerte erosión. Todo ello se ha agravado sobremanera durante este pasado fin de semana, ya que las lluvias provocaron que los daños fueran a más. Además de los desperfectos del temporal, estas lluvias han seguido dañando la costa vallera y ha hecho estallar tanto al gobierno local como a la oposición.

Tavernes se une y estalla contra Costas por el grave deterioro de la playa de La Goleta - (foto 12)

El primer edil, González, se ha pronunciado públicamente describiendo la situación que viven con su playa como “límite y sin margen”. El alcalde ha querido recalcar que el Ayuntamiento no tiene competencias sobre la playa, por lo que no está autorizado a actuar en esta zona de la costa. Estas competencias son estatales y, por tanto, es el Estado a través de su correspondiente Ministerio quien debe actuar y poner las soluciones necesarias. El primer edil hace referencia a que han solicitado una y otra vez a la Demarcación de Costas que actúen de manera urgente en la playa de La Goleta, aunque las peticiones no se han recogido y hasta el momento la autoridad competente no ha actuado en la costa vallera a pesar de la gravedad de los daños.

La única solución que Costas le ha dado al consistorio local ha sido la reposición de arena en la playa, lo que ha quedado patente que no sirve para la problemática de la zona.

Tavernes se une y estalla contra Costas por el grave deterioro de la playa de La Goleta - (foto 15)

El alcalde ha contactado a la desesperada con diferentes alcaldes y alcaldesas de la comarca de la Safor, incluso con la Delegada del Gobierno, Gloria Calero, y el Ministro José Luis Ábalos. Por parte de estos dos últimos no ha obtenido respuesta alguna, a pesar de ser los responsables del único organismo que reúne las competencias necesarias para solucionar la problemática.

De la misma manera, a la desesperada viendo cómo se sigue deteriorando su playa, el alcalde ha convocado hoy mismo una reunión de urgencia con todos los grupos políticos del municipio para tratar el tema y sumar esfuerzos.

Tavernes se une y estalla contra Costas por el grave deterioro de la playa de La Goleta - (foto 9)

En esta misma línea, la portavoz en la oposición del Partido Popular de Tavernes, Eva Palomares, ha estallado también de manera pública para evidenciar el avance de la erosión en la playa “a pesar de que este verano no ha habido ningún temporal fuerte”. Palomares afirma que “Costas no puede poner a la playa de La Goleta a la cola de los municipios, somos prioritarios y tiene que salir ya la solución, no de aquí uno o dos años”. Hace referencia también al pasado temporal Gloria, dejando patente que “se siguen viendo en nuestra playa los graves daños que ocasionó a pesar de haber pasado ya prácticamente ocho meses”.

El alcalde de Tavernes de la Valldigna se muestra contundente: “No entiendo que no se actúe ya, Demarcación de Costas tiene que ejercer sus competencias y proteger la costa porque es su responsabilidad”. El primer edil pide “paciencia” a los ciudadanos, ya que “llevamos muchos años con este problema, por lo que seguiría pidiendo confianza en que los concejales que formamos parte de la Corporación Municipal haremos todo lo que esté en nuestra mano para que nuestra voz se escuche y, sobre todo, se atienda”

https://www.elperiodic.com/tavernes_valldigna/tavernes-estalla-contra-costas-grave-deterioro-playa-goleta_698301

domingo, 30 de agosto de 2020

El fuerte temporal vuelve a engullir dunas de playas de la Albufera

Erosión ayer en la playa de la Garrofera, en el parque de la Albufera. iván arlandis/
Erosión ayer en la playa de la Garrofera, en el parque de la Albufera. iván arlandis

valencia. «Estamos como siempre». Los vecinos de El Saler se asomaban ayer a la playa con una mirada de respeto, pensando si este año será el que las olas entren en sus viviendas. La primera tormenta seria de la temporada, de un verano raro por la crisis, dejó mucho daño en los cordones dunares, la erosión de más arena y críticas de residentes a la falta de actuación pública. 

 La bandera roja ondeó en las ocho playas de Valencia con una situación que iba desde la marejadilla a la marejada. La Agencia Española de Meteorología anunciaba olas de dos metros por un fuerte viento de Levante con rachas que empujaban la fuerza en dirección sur.

 Llueve sobre mojado en algunas playas, como el caso de Les Palmeres en Sueca. También en lugares como Xàbia y tramos del litoral de Castellón. En todas partes, los vecinos sólo podían apoyarse en las barandillas y contemplar la espuma de las olas llegar al hormigón.

 «Si hubieran hecho los arrecifes hace cuatro años, esto no habría pasado, al menos no con tanto daño», aseguraron fuentes de la asociación de vecinos la Devesa. La propuesta de los residentes ha sido desestimada por la Demarcación de Costas, que tiene un proyecto de regeneración para todo este tramo del litoral de Valencia.

«Es bueno, pero nunca se hace, llevamos muchos años con el argumento de que las playas se regenerarán gracias a un banco de arena que hay en alta mar, a la altura de Cullera». La propuesta vecinal es la construcción de arrecifes artificiales para retener material y que sirvan además para cobijar a la fauna marina

Pero ni arrecifes ni escolleras, todo se fía al aporte de arena. Costas sí se ha dedicado los últimos meses a retirar arena en la desembocadura de la golas del Pujo y El Perellonet, con el fin además de permitir mejor la comunicación con el lago de la Albufera. «Aquí, entre el hotel Sidi Saler y la Casbah, no ha llegado nada de eso», aseguraron.

El oleaje se convirtió en todo un espectáculo. «Está viviendo gente para ver cómo desaparece la playa y hace fotos», comentaron. La parte positiva, si es que la tiene, es que el agua era prácticamente transparente, de gran calidad y sin asomo de vertidos.

Los últimos años se han producido denuncias por la presencia de aguas residuales en playas como la de Pinedo, aunque el motivo es la falta de capacidad de la depuradora de Pinedo para tratar el caudal en caso de lluvias torrenciales. Ese no ha sido el caso de Valencia los últimos días.

«Nos dan ganas de denunciar el caso en la Unión Europea», sostienen desde la asociación de vecinos, conscientes de que las instituciones comunitarias son muy sensibles con el medio ambiente. «El oleaje llega al muro de la urbanización y ya empieza a agrietarse», apreciaron.

Galeria fotográfica IVÁN ARLANDIS/LA

https://www.lasprovincias.es/comunitat/fuerte-temporal-vuelve-20200830002441-ntvo.html

 

Diez fotografías que sacan a la luz el insólito veraneo en la costa destruida de Dénia (y la dejación de las obligaciones legales de Costas)

foto Lucía Faraig

La cámara de la fotógrafa Lucía Faraig capta el enorme contraste de los bañistas entre las ruinas de Les Deveses: escaleras que ya no llevan a ningún sitio entre sombrillas, la vida abriéndose paso entre el desastre 

Escaleras que durante décadas llevaron a terrazas de viviendas o a chiringuitos de primera línea y que ahora ya no llevan a ningún sitio, varadas en la arena, colgadas en el vacío. O muros que ya no protegen más que al aire o escombros diseminados como si este litoral hubiera resultado bombardeado. Que lo fue: no desde ningún avión militar, por fortuna, pero sí por la naturaleza hecha una furia, el temporal Gloria, que aquí lo arrasó todo y cuya memoria por eso mismo sigue aquí viva. Como si no hubiera pasado medio año de aquel enero tremendo.

Pero todo esto, en Les Deveses de Dénia, ya era conocido.

La noticia es otra. Es este insólito veraneo: cómo entre las ruinas olvidadas por casi todos los estamentos públicos a causa de la pandemia la vida se ha vuelto a abrir paso y la gente ha seguido acudiendo a este litoral a tomar el baño, poner la sombrilla, ajustar la toalla...  Es como si hubiera paisajes aparentemente vencidos -no de ahora: desde hace décadas la playa de Les Deveses va retrocediendo empujada por el mar- que en realidad son invencibles.

La noticia es el contraste. El que ha captado la cámara de la fotógrafa de Dénia Lucía Faraig y que muestran a familias enteras que entre los cascotes toman posesión de la franja de arena cada vez más angosta con cierta placidez, casi con calma, como diciendo, aquí volvemos a estar otro verano más y ningún temporal por muy apocalíptico que fuera nos lo va impedir. Faltaría más.

No es que estén contentos, claro. Le ponen al mal tiempo -eterna Gloria aún presente- buena cara. Por dentro están más furiosos: el pasado sábado la gente de Les Deveses, un territorio que está en Dénia pero también es de Pego y que vivió lustros mucho mejores, se manifestó ocupando la carretera de Les Marines con el objetivo de que Costas, o sea el Gobierno Central, reaccione y acuda a salvar esta franja litoral de su degradación aplicando el famoso plan de regeneración que lleva años prometiendo y años sin cumplir.

Lo tienen difícil claro. Ahora con el virus no hay un euro ni en Madrid ni en ningún otro sitio. Pero no les queda otra. Porque en este 2020, por muy raro que sea, aquí aún hay veraneo. Pero puede que en 2021, después de que los temporales del invierno vuelvan a rugir, aquí ya no haya nada.

 FOTOGRAFÍAS: Lucía Faraig. Verano de 2020. Dénia.

https://lamarinaplaza.com/2020/08/30/diez-fotografias-que-sacan-a-la-luz-el-insolito-veraneo-en-la-costa-destruida-de-denia/

viernes, 28 de agosto de 2020

El colectivo “Salvem les platges al sur de Gandia” pide que se busquen soluciones definitivas

[Img #15180]
La playa de Bellreguard prácticamente sin arena

Varios estudios realizados por el Servicio Cartográfico de Gandia y la Universidad Politécnica de Valencia, concluyen que la construcción del espigón del puerto de Gandia, desde sus inicios, ha causado un efecto barrera frenando las corrientes marinas que van de norte a sur, reteniendo y depositando  la arena en las playas al norte del espigón. El estudio del Servicio Cartográfico concluye que la playa de Gandia ha ganado al mar más de 230 metros por este fenómeno.

Es obvio que esa arena retenida no ha llegado a las playas del sur provocando el efecto contrario; erosión de sus playas, destrucción el cordón dunar que protegía de los temporales las viviendas y los campos de cultivo el siglo pasado. De ello se deduce que esa distancia de 230 metros la han perdido las playas al sur: Daimus, Guardamar de la Safor, Bellreguard, Miramar, Piles y Oliva.  

Son varias las  evidencias que confirman esta alteración del ciclo ecológico y el daño.  Solo en la playa de Bellreguard en los años 40, más de 30 viviendas protegidas por su paseo marítimo fueron engullidas por el mar. En los años 90 Demarcación de Costas destruyó y retranqueó un tramo de unos 350 metros del paseo marítimo y gran parte de la plaza de la Font. Este año una plaza y 360 metros cuadrados. En estos momentos hay zonas con menos de 3 metros de arena, llegando a cerrar zonas de playa y en el caso de Bellreguard durante todo el verano se ha  limitado la capacidad de personas, cerrando los accesos todos los días al no disponer de suficiente espacio para más sombrillas.

[Img #15178]

El movimiento “Salvem les platges al sur de Gandia” afirman en un escrito que “Sin embargo en la otra cara de la moneda vemos como el propietario del puerto de Gandia, solo en 2018 ganó más de 33 millones de Euros. En la playa de Gandia al mantener excedentes de arena, en los años 50 se autorizó construir sobre las dunas 3 líneas de edificios y el actual paseo marítimo sobre la arena ganada al mar. De esta forma sus habitantes hoy disfrutan de una de las mejores playas de España, mientras que en las del sur se cierran por falta de arena  impidiendo a muchas familias  disfrutar de la playa”.

[Img #15181]
La Playa de Gandia ha ganado metros de arena

Este colectivo no pretende que se destruya el espigón ni que se deteriore la playa de Gandia, “más bien –agregan- reconocemos que son un motor económico necesario para nuestra comarca, que hay que proteger para que continúen generando riqueza y puestos de trabajo, pero de forma justa, sin agravios y aplicando adecuadamente las leyes que lo regulan”. 

En el comunicado a la prensa dicen “No es admisible que la propia administración, como consecuencia de no exigir a sus empresas públicas (puerto de Gandia) cumplir con sus obligaciones medioambientales, se provoque la regresión de las playas y se aproveche para aplicar arbitrariamente la Ley de Costas y así justificar la apropiación, entendemos que indebida, del patrimonio y bienes de nuestros pueblos y vecinos, además de poner en peligro la vida de las personas por no proteger y restaurar las playas al estado original, tal como exige la Ley 26/2007 de Responsabilidad medioambiental”.

[Img #15179]
En Guardamar control de temperatura y aforo
Desde “Salvem les platges al sur de Gandia” han promovido e impulsado la unión de todos los Ayuntamientos afectados para acumular fuerzas y pedir al Gobierno se comprometa a ejecutar soluciones definitivas. Ahora que todos han decidido unirse dejando a un lado los colores políticos, les pedimos mayor implicación y el compromiso para luchar por unos derechos que hasta ahora nos han sido negados  e incluso pisoteados”.
[Img #15177]
Sin duda Bellreguard es la playa más afectada
A los ministerios implicados les piden responsabilidad, que es la obligación, moral o legal, de aceptar las consecuencias de un hecho evidente. “Aquel que ha cometido el daño, debe intentar dar el paso con honestidad. Todos han de tomar conciencia de los errores y asumir con humildad la situación. Sin demora se ha de trazar un plan de actuación que ponga de forma inminente un proyecto viable, con presupuestos aprobados y fechas de ejecución. Solo de esta manera se respetarán los derechos humanos y se protegerá nuestro hábitat en todos sus aspectos”.  

jueves, 23 de julio de 2020

Los municipios del litoral sur exigen a Costas una solución a la regresión de sus playas

Los ediles durante la reunión. LP/
Los ediles durante la reunión. LP

Miramar, Piles, Daimús y Bellreguard aseguran que la ubicación del puerto de Gandia les ha hecho perder metros de arena

Daimús. «Necesitamos una solución definitiva, no nos valen ya más parches, porque al final nos vamos a quedar sin playas». Los municipios del litoral de la zona sur de la Safor lo tienen claro, Costas debe dar con la tecla para que no perder más metros de arena en sus playas.
Por ello los municipios de Miramar, Piles, Bellreguard i Daimús quieren solicitar una reunión «cuanto antes» con la Dirección General de la Costa «para encontrar una solución». Lo harán de forma conjunta, «si lo hacemos así, puede que tenga más fuerza nuestra petición». Y es que el problema en el litoral de estos municipios viene de largo, «hace años que nuestras playas pierden metro y por mucho que temporada tras temporada se depositen toneladas de arena, el mar se los vuelve a tragar con cada temporal», alegan.
Según comentó ayer el alcalde de Daimús, Javier Planes, durante la reunión se nos explicó que el puerto de Gandia ha hecho que su playa crezca cerca de unos 250 metros lineales. El recinto portuario impide que toda esa arena pase a nuestras playas».
Aclara el edil que el puerto de la capital de la Safor, «es una infraestructura muy importante para la economía de toda nuestra comarca, pero no quiere decir que nosotros tengamos que perder metros de playa. Hay que buscar una alternativa para que el puerto no nos debilite tanto». En el caso de Daimús, matizó el alcalde, «son muchos los metros de playa que se han perdido a lo largo de los años, de hecho, hace unas décadas contábamos con más de medio centenar de metros, y se ha ido reduciendo drásticamente».
Apuntó el edil que los aportes de arena, «de nada sirven si no se toman otras medidas, porque cuestan un dineral y con un temporal como 'Gloria' volvemos a perder todos los metros recuperados».
Planes remarcó también la importante de contar con suficientes metros de playa, «para que los fuertes oleajes no destrocen nuestra costa. Ya lo vimos con el que tuvo lugar a principios de año».
Con esta reunión entre los diferentes alcaldes, «se ha hecho patente la unión de todos los pueblos frente a un problema de todos, y la necesidad urgente que tenemos de conseguir una solución real que llevamos muchos años buscando», señaló, por su parte, la alcaldesa de Miramar, Pilar Peiró.
Según la munícipe, su ayuntamiento «lleva años detrás de una solución que pueda parar la regresión de nuestra playa. Un espacio natural que con los años, y diferentes problemáticas, algunas debidas a la acción del hombre, otras a consecuencia de los temporales y el cambio climático; está desapareciendo».

lunes, 6 de julio de 2020

La regeneración de El Saler se estanca pese a la grave erosión de este año

Otro ejemplo más de la dejación de las administraciones que conlleva grave pelidro para las personas y sus bienes.
Dunas destrozadas por las tormentas en la playa de la Garrofera. /JESÚS SIGNES
Dunas destrozadas por las tormentas en la playa de la Garrofera. / JESÚS SIGNES

El Ministerio todavía no ha contestado las alegaciones del plan para invertir 28 millones pese a que han pasado once meses de su exposición

El 16 de agosto de 2019 acabó el plazo de presentación de alegaciones para la evaluación ambiental del proyecto de regeneración de las playas de El Saler y la Garrofera, con una inversión de 28,5 millones y el propósito de recuperar una parte del litoral de Valencia fuertemente dañado por la erosión. Un año después, todavía no han sido contestadas y siguen los trámites.
Así aparece en la respuesta del Ministerio de Transición Ecológica al senador de Compromís Carles Mulet, donde se señala que en la actualidad "se están analizando las alegaciones presentadas, para continuar con su tramitación ambiental". Una vez concluido este proceso favorablemente, en su caso, y el "correspondiente a la zona de préstamo de arenas, dependiendo de las disponibilidades presupuestarias se procederá a su licitación y posterior ejecución".
Es decir, que el Gobierno no ofrece una garantía segura de que vayan a desarrollarse las obras, al depender de que cuando suceda haya presupuesto para sacar a concurso las obras. "Seguramente cuando empiecen ya no quedará playa", indicó ayer la presidenta de la asociación de vecinos de la Devesa, Ana Gradolí, quien se lamentó de que las playas de la Albufera "en realidad no le importan a ninguno de los que deben decidir por ellas. Hablan mucho de que El Saler es la joya de Valencia, pero cada vez está peor".
El senador Mulet recordó en su pregunta que la Demarcación de Costas de Valencia sometió el pasado verano a exposición pública el proyecto. Se trata de una intervención con la que pretende ganar hasta 70 metros de ancho de playas a lo largo de un tramo longitudinal de costa de siete kilómetros. El plan es dragar un yacimiento submarino de arenas finas de 26 kilómetros cuadrados a una profundidad de entre 60 y 80 metros para transportar 2,9 millones de metros cúbicos con cántaras y tuberías y distribuirlas a lo largo del litoral mediante retroexcavadoras y palas cargadoras a fin de obtener el avance de playa diseñado.
Esa es la síntesis de una iniciativa que no acaba de cuajar. Fuentes de la asociación de vecinos de la Casbah, una zona residencial situada en primera línea de playa, recordaron que se han producido "tres tormentas en los últimos meses, la última la DANA llamada 'Gloria', que han destrozado las dunas por completo".
Ese es el aspecto que se encuentran los bañistas a diario. Los residentes recordaron que también hay actuaciones pendientes en otras zonas del litoral. "Ahora, la preocupación máxima son los nidos del chorlitejo", ironizaron sobre los argumentos que suelen dar el Ayuntamiento y la Generalitat para no emprender mejoras urgentes.
"La realidad es que ese pájaro, protegido al igual que muchos otros en la Albufera, no tendrá ningún sitio donde poner los huevos porque las dunas están desapareciendo". Por esa razón, reclamaron que el Gobierno decrete las obras de regeneración "como de urgencia, hay que abreviar trámites porque la situación es complicada desde hace mucho tiempo, más de lo que la gente se cree". De cara al próximo otoño, avisaron, los destrozos en caso de fuertes temporales "pueden ser definitivos y acabar con las playas más bonitas de Valencia, por las que desgraciadamente no se ha hecho nada".
Una vez que quedó claro que la ampliación del puerto tiene mucho que ver con la regresión de las playas de la Albufera, recuerdan desde la asociación de vecinos, la Autoridad Portuaria se ofreció a financiar obras de regeneración por valor de seis millones de euros. "Son mil millones de las antiguas pesetas, para que la gente tenga una idea de todo lo que se puede hacer con ese dinero, y no tenemos constancia de que se haya gastado", indicaron desde la entidad.
Es un caso más de lo que consideran "dejadez absoluta", citando también la recuperación de los terrenos del antiguo polideportivo municipal. "Todavía queda mucho por hacer, dicen que es un lugar de acopio, pero en realidad es un vertedero y no es como debería estar", finalizaron.