LA VERDAD SOBRE LA LEY DE COSTAS (incluida en el informe auken)

"A NUESTRA COSTA" de Yeray Gonzalez. Un documental politicamente incorrecto

A Nuestra Costa (2011) from Antidoto Sonoro on Vimeo.

jueves, 23 de febrero de 2017

Urgen a Costas una reunión por las piedras en Torre la Sal

La alcaldesa de Cabanes, Virgina Martí, ha solicitado «una reunión urgente» con Costas para pedir explicaciones por las actuaciones que está llevando a cabo en la playa de Torre la Sal después de los últimos temporales. Tal y como ya anunció Mediterráneo, tanto el consistorio como los vecinos están en alerta por el uso de piedras para reconstruir las dunas en un tramo litoral que siempre ha sido de arena.

La empresa que ejecuta las obras ha preparado el terreno para el paso de los camiones que descargan el material «contaminando con piedras traídas de fuera una playa que costará mucho de recuperar», insistió ayer la primera edila después de visitar la zona.

«Tanto los ciudadanos como el Ayuntamiento nos sentimos impotentes porque no sabemos cómo podremos limpiar este desastre», aseguró. Y añadió que también han «enviado una carta a la Subdelegación del Gobierno» ante el nerviosismo generado.

La munícipe recordó que la costa «debería estar lista para Semana Santa y se ve ahora en una situación muy complicada». Y es que, «como bien avalan los técnicos municipales de este área de trabajo, estas piedras que se pretenden tapar con arena saldrán a la superficie en cada nuevo temporal». Un temor del que ya advirtieron los residentes.


lunes, 13 de febrero de 2017

El temporal se come la arena del Portil y Nuevo Portil. ¿Es la destrucción masiva la estrategia de Costas S.A.?

El Ayuntamiento de Cartaya ha hecho este domingo balance de los daños que han sufrido las playas de la localidad como consecuencia del fuerte temporal que durante todo el fin de semana ha afectado especialmente a los núcleos costeros. Hasta la Playa de Nuevo Portil, que es la más afectada, se han trasladado en el día de hoy el concejal de Turismo y Playas, Bernardo Hurtado, acompañado de los técnicos municipales para hacer una primera valoración de los daños sufridos, y para adoptar medidas correctoras que minimicen el riesgo para las personas, sobre todo, en los accesos a la playa.

Playa El Portil - temporal febrero 2017

Bernardo Hurtado ha destacado que el daño más importante se ha producido en la pasarela que se encuentra justo en el límite entre los términos de Cartaya y Punta Umbría, “que quedó arreglada el verano pasado, con una inversión importante de las tres administraciones, la Subdelegación del Gobierno, en una primera fase, y los dos ayuntamientos con sus propios fondos, en una segunda,  y que ahora, unos meses después de su apertura ha resultado seriamente dañada de nuevo”.

Por todo ello, el Ayuntamiento de Cartaya ha solicitado una reunión con la Subdelegada del Gobierno en Huelva, María Asunción Grávalos, “que ha respondido con gran celeridad a nuestra petición, y que este lunes mismo visitará la zona más afectada, junto con los alcaldes de Cartaya, Juan Miguel Polo, y Punta Umbría, Aurora Águedo”.

            Playa El Portil - temporal mayo 2016

Promesas y más promesas incumplidas


¿Inutilidad de los ingenieros de Costas o malversación de fondos públicos?
2010 Mejora de accesibilidad a la playa de El Portil
Situación: Terminada (2010)
Presupuesto: 444.350,91 €
http://www.mapama.gob.es/es/costas/temas/proteccion-costa/actuaciones-proteccion-costa/huelva/210280-accesibilidad-portil.aspx
2014 Destrozo pasarela por temporal

2016 nueva pasarela
Las obras, financiadas al 50% entre los ayuntamientos de Cartaya y Punta Umbría, da respuesta a las demandas de los vecinos, después de que los temporales destrozaran el acceso anterior

2017 Nuevo temporal

¿Cuál es la estrategia anunciada a bombo y platillo por el ex Dtor Gral Saavedra? 
¿Hacer obras y gastos inútiles? ¿Destruir la playa poco a poco? 







Si la estrategia de Costas S.A. es la destrucción masiva de las propiedades privadas destruyendo el Estado de Derecho y las playas, pues sí, lo está consiguiendo.

Babilonia resiste, el mar no es su amigo

Donde hay poca Justicia es un peligro tener la razón, dejó dicho Francisco de Quevedo. Esta frase viene al pelo del cobarde, vergonzante, arbitrario, humillante, inhumano y delirante posicionamiento de la Administración de Costas del Estado ante los concesionarios públicos de la hilera de casas en la primera línea de la playa de La Babilonia de Guardamar. El maltrato de la Administración, con más alevosía que nocturnidad, lleva ya décadas minando la resiliencia de unos afectados que lo único que tratan es hacer valer sus derechos y salvar sus propiedades.
Pero vamos a ver, ¿qué haría usted si un temporal marítimo, un terremoto, un huracán o las obras de al lado comienzan a causarle daños graves en su casa?: ¿Intentaría protegerla?, ¿pediría ayuda?, ¿se quedaría de brazos cruzados a ver el destrozo y la pérdida de su propiedad? Pues esto último es lo que Costas pretende que hagan los vecinos afectados: que pierdan sus casas y se dejen de pataletas. Y, para mas inri, eso es lo que quiere la Administración después de haber sido la causante de la situación, no por dejadez o desidia, si no siguiendo una burda trama burocrática organizada.

El maltrato de Costas al centenar de afectados es de manual: la culpa es del otro. O del mar. Pues no. Los vecinos ya han demostrado con estudios solventes que la responsabilidad del avance del mar hasta las viviendas no es ni del mar ni de las propias casas, sino de una serie de actuaciones amparadas por la propia Administración, como la construcción de un espigón en la desembocadura del Segura y, lo que es peor, de la desatención crónica de sus obligaciones administrativas en anteriores temporales.

Esa flagrante desatención es de juzgado de guardia. En cualquier país medianamente civilizado la Fiscalía hubiera actuado de oficio para desenmascarar a la trama que en su día decidió incumplir con sus obligaciones y dejar que las casas se fueran a pique. Pero aquí, bajo el cobarde anonimato y la impunidad funcionarial, se esconde esta Administración vampiro que en vez de ayudar al ciudadano lo expolia. No atiende a los ciudadanos que la mantienen, y ya, en súmmum de la desfachatez, no respeta ni a la Justicia. Es más, juega con ella a su interés: si le pides ayuda te argumenta que no puede porque sería ilegal, pero ahora que un juez le ha ordenado que actúe de inmediato y evite que las casas se caigan, recurre el auto y escurre el bulto, ganando tiempo, a la espera de que sea el siguiente golpe de mar el que termine su cobarde trabajo, en otro alarde de su táctica del escaqueo.
Varios jueces lo han dejado escrito. Y no solo ahora. En 2002, el Servicio Provincial de Costas sancionó con 1.958,93 euros a los propietarios de una de las casas por formar una escollera de piedras que evitara la ruina total e inminente de la propiedad durante un temporal. Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia anuló la sanción en 2005 porque apreció «la situación de necesidad como causa de justificación a la colocación de piedras en zona de dominio público marítimo terrestre como medio para impedir que el oleaje destruyera la vivienda». ¿Qué ocurriría ahora si los vecinos actuaran igual que hizo aquel vecino en 2002?

Claro que habrá gente que prefiera esa playa sin casas. A nadie se le ocurriría construir ahora tan cerca del mar. Pero el origen de estas peculiares construcciones, desempolvado ahora por los afectados, merece, al menos, un respeto y mas de una consideración. Es más, vecinos de Guardamar que se han ocupado de conocer la historia de estas casas no pueden más que estar agradecidos a estas construcciones que, junto a la forestación de las dunas, evitó el avance de la arena hasta el pueblo. Así se recoge en una publicación de 1934, en la que el Ministerio de Fomento autoriza las concesiones y detalla su finalidad: «Contribuirán al embellecimiento de la Playa de Guardamar, en la que desaparecerán paulatinamente las barracas de madera que se instalan en épocas de baños y así mismo que servirán como barrera para sostener los movimientos de las arenas tan peligrosos en ella y además para proporcionar trabajo a los obreros, evitando su paro».
(Foto Jordi Sevilla)
Las obras contaban con acta de replanteo, memoria de materiales, presupuesto de gastos, planos de situación, y planos a escala de fachada principal, sección lateral y planta, informe del Jefe de Puertos, así como actas de reconocimiento y verificado «in situ». El efecto barrera ejercido por las casas, de protección para el avance de las dunas y de la vegetación plantada, se refuerza si consideramos que una de las primeras concesiones fue otorgada al ingeniero que puso freno al avance de las dunas, Francisco Mira, cuyos planos y proyecto fueron trazados de su puño y letra.
No nos engañemos. Costas echa la culpa a los temporales de mar, pero el mar es inimputable; Babilonia resiste, el mar no es su aliado en este esperpento. Ya lo dijo el poeta: «Entre las aguas invasoras nuestra emoción es más profunda y más amarga; sólo este mar que nos contempla sabe medir la soledad de nuestras lágrimas. El mar escucha sin descanso la silenciosa confesión de los recuerdos». Resiste Babilonia, el mar no es su amigo.

No nos engañemos. Costas echa la culpa a los temporales de mar, pero el mar es inimputable; Babilonia resiste, el mar no es su aliado en este esperpento. Ya lo dijo el poeta: «Entre las aguas invasoras nuestra emoción es más profunda y más amarga; sólo este mar que nos contempla sabe medir la soledad de nuestras lágrimas. El mar escucha sin descanso la silenciosa confesión de los recuerdos». Resiste Babilonia, el mar no es su amigo.

Según la historia, Babilonia cayó rendida ante su invasor sin ofrecer resistencia. El gran imperio babilónico había dejado de existir y se había derrumbado como un castillo de naipes. Entonces la culpa fue de los dioses. ¿De quién sería hoy?


jueves, 2 de febrero de 2017

Playa Babilonia iniciará la vía penal ante el "atropello" de Costas


«Un absoluto desastre». Así definieron este miércoles los vecinos de Playa Babilonia la reunión a tres bandas mantenida entre representantes de su asociación, del Ayuntamiento de Guardamar del Segura y del Servicio Provincial de Costas en Alicante. Los propietarios acudían al encuentro aliviados por el reciente auto judicial que obliga a Costas «con carácter inmediato» a tomar las medidas necesarias para consolidar las aceras y casas existentes en la citada playa, y estaban expectantes ante las soluciones que proponía la delegación territorial para llevar a cabo esta reivindicada mejora.

Sin embargo, la respuesta de Costas cayó como un jarro de agua fría. Según explicó a este diario el secretario de la asociación, Manuel López, el objetivo es «promover la posible ruina de algunas casas» (algo que, según destacó López, va a ser difícil porque «no habrá arquitecto que lo firme») e «iniciar el expediente de revocación de las concesiones».

Sobre todo, subraya el representante de los vecinos, les dolió la actitud «negativa, chulesca, tensa e insensible» de la jefa de la demarcación, Rosa de los Ríos Jimeno, quien -según López- se limitó a decir que «a la playa no le pasa nada», usó «argumentos vacíos de contenido sobre cambio climático» y descargó toda la culpa en las casas, «cuando hemos sido precisamente los vecinos quienes llevamos alertando del peligro desde hace 25 años», añadió.

Manuel López insistió en que «lejos de ser un elemento distorsionador, como insistió Rosa de los Ríos» esta urbanización cercana al centenar de casas -cuyo origen se remonta a 1929- fue precisamente parte de un proyecto de reforestación firmado por el ingeniero Francisco Mira para reforestar la entonces incipiente pinada y fijar las dunas que enterraban Guardamar.


«Los mayores daños se han producido, además, en la zona más cercana a la desembocadura, en la playa Viveros», añadió López.

Respecto a la sentencia, los vecinos explicaron que Costas la desoye y «ya ha acudido a Abogacía del Estado para evitar cumplirla».

Ante esta respuesta, que consideran un «atropello» y como respuesta, añaden, a las «coacciones y presiones», los vecinos decidieron ayer recurrir por la vía penal, al considerar, además, que puede haber «intereses ocultos e incluso prevaricación».

En palabras de Manuel López, «esto ya trasciende la cuestión administrativa, donde precisamente hemos obtenido el aval del juez a nuestro contencioso, por lo que no nos queda otra vía que la penal».

Anunció además que tienen previsto recurrir al Síndic de Greuges y al Defensor del Pueblo para que se pronuncie al respecto, así como volver a presentar la documentación a Fiscalía, -que ya rechazó iniciar una investigación al respecto-pues consideran que existen pruebas suficientes para que el organismo reconsidera su postura.