LA VERDAD SOBRE LA LEY DE COSTAS (incluida en el informe auken)

"A NUESTRA COSTA" de Yeray Gonzalez. Un documental politicamente incorrecto

A Nuestra Costa (2011) from Antidoto Sonoro on Vimeo.

domingo, 8 de enero de 2012

El Supremo ratifica la venta de una de las parcelas de La Tablada...Con la ayuda inestimable de Costas

Rechaza que en subasta de Defensa se vulnerase el ordenamiento jurídico

El Tribunal Supremo (TS) ha desestimado un recurso de casación contra la venta en subasta allá por el año 1997 de una de las parcelas de Tablada por parte del Ministerio de Defensa y ha señalado que en aquella operación no hubo vulneración del ordenamiento jurídico ni de las leyes de Patrimonio ni de Costa.
La sentencia del Supremo, según recoge E.P., desestima el recurso promovido contra una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) de 2005 que a su vez había desestimado un recurso contencioso administrativo contra las resoluciones del Ministerio de Defensa que en 1997 formalizaron y confirmaron la enajenación mediante subasta pública de la parcela tres de la base aérea de Tablada, cuya posesión ostenta actualmente la agrupación de interés económico «Tablada Híspalis» dentro de un lote de 367,4 hectáreas que ocupaban las antiguas instalaciones castrenses.
El recurrente había alegado ante el Tribunal Supremo que la subasta pública de esos terrenos había generado indefensión, supuestas vulneraciones del ordenamiento jurídico y de las leyes de Patrimonio del Estado o de Costas, argumentos todos ellos desechados finalmente por el Supremo. Es más, el Tribunal Supremo no solo ha resuelto que «no ha lugar» el recurso de casación y ha confirmado la mencionada sentencia del TSJA, sino que ha impuesto las costas a la parte recurrente por un importe total de 4.000 euros.
Esta sentencia del Supremo, junto a la resolución con carácter retroactivo emitida el pasado mes de diciembre por el Ministerio de Medio Ambiente y por la que se declararon los terrenos de Tablada como innecesarios para protección y utilización del dominio público marítimo terrestre, viene a sacar del atolladero en el que se encontraba el Ministerio de Defensa tras vender los terrenos de la antigua dehesa sin haber contado con esa declaración,
El proceso de venta de los antiguos suelos de la base aérea de Tablada se inició en 1997. El 11 de julio de aquel año el Ministerio de Defensa subastó 160,9 hectáreas que adquirieron las cajas de ahorro El Monte y San Fernando por 30 millones de euros; en el año 2000 las dos cajas compraron otro lote de terreno a Defensa, éste de 195 hectáreas. Los bancos vendieron después esos terrenos al consorcio empresarial «Tablada Hispalis», en el que figuraban como grupos de referencia Osuna y Prasa, para desarrollar un proyecto que incluía la ejecución de miles de viviendas.
El cambio de gobierno en el Ayuntamiento provocaría el inicio de varios procesos de expropiación que tumbaron los tribunales mientras en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), aprobado definitivamente en 2006, los terrenos se calificaron como no urbanizables de especial protección. Ante esta situación, el futuro de esa gran parcela de suelo sigue siendo una incógnita, del gran proyecto de desarrollo urbanístico que se iba a ejecutar en él se pasó al de parque periurbano, pero ni siquiera la Junta ha declarado ese suelo como espacio protegido.

El interminable caso de la dehesa

Defensa aprobó la enajenación de los suelos de Tablada en 1997. Quince años después su futuro sigue siendo una incógnita y acumula una maraña de procesos judiciales que a día de hoy no se sabe cuándo acabarán. Ha habido recursos contra su venta, como el que acaba de resolver el Supremo; ha generado procesos de expropiación que los actuales propietarios han ganado en los tribunales y han sido objeto de deseo para proyectos, de nueva zona desarrollo a parque periurbano y de ahí a nuevo real de la Feria, aún en la nebulosa
GUÍA PARA ENTENDER EL CASO DE LA TABLADA
6 el precio. La pregunta del millón. ¿Cuánto valen de verdad los terrenos? Pues depende. ¿De qué? Esencialmente, del momento en el que se hagan las cuentas. Unos antecedentes ayudan a contextualizar la cuestión. Tablada, históricamente, fue patrimonio de todos los sevillanos. Un suelo comunal. La ciudad se lo entregó en su día gratis al Ejército. Y Defensa, tras cerrar la antigua base aérea, optó por subastarlos en 1998. El precio de salida fueron 30 millones de euros. El comprador: el Consorcio Tablada, una sociedad instrumental de las antiguas cajas de ahorro de Sevilla y de una empresa, minoritaria, del empresario Ramón Valencia, actual gestor de la plaza de toros de la Maestranza. En 2001 el PA (entonces gobernaba ya con el PSOE) anunció su decisión de expropiar los terrenos. Monteseirín, ya entonces alcalde, quedó al margen de la decisión, con la que los andalucistas buscaban mejorar su imagen al frente de Urbanismo. Ese mismo año las cajas movieron ficha: vendieron los suelos a un consorcio -Tablada Híspalis AIE [Agrupación de Interés Económico (AIE]- en el que participaban casi todas las grandes inmobiliarias: Osuna, Prasa, Expoan, Sando, el grupo empresarial de Luis Alarcón de la Oliva, Arenal 2000 y Cartuja Inmobiliaria. El precio oficial de adquisición fue de 82 millones de euros. Una vez traspasado el suelo, las distintas empresas inmobiliarias decidieron venderse entre sí determinadas parcelas con el objetivo de fijar, con vistas al proceso judicial, precios de referencia muy superiores al de partida. Al real.

2009 - Sentencia de la Audiencia Nacional
La Audiencia Nacional acaba de dictar una providencia que puede cambiar radicalmente el futuro de la mayor bolsa de suelo rústico que queda en la ciudad de Sevilla, el motivo del debate urbanístico más polémico de los últimos quince años, el objeto de deseo de políticos, constructoras y ecologistas: la dehesa de Tablada.
http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/contenidoExterno/Pub_revistama/revista_ma46/ma46_42.html

Pregunta: ¿es legal emitir un certificado con efecto retroactivo a 1997 para sacar de un problema judicial al Ministerio de Defensa? ¿Es legal vender el Dominio Público?