LA VERDAD SOBRE LA LEY DE COSTAS (incluida en el informe auken)

"A NUESTRA COSTA" de Yeray Gonzalez. Un documental politicamente incorrecto

A Nuestra Costa (2011) from Antidoto Sonoro on Vimeo.

sábado, 15 de septiembre de 2012

La Administración vende el dominio público maritimo terrestre para hacer un spá de lujo y los ecologístas hacen como que no se enteran


El Concello de Mugardos recibió ayer de parte de la Sociedad Castelo da Palma S.A. el proyecto básico que transformará la fortaleza mugardesa en un hotel spa de 5 estrellas. Se trata de un ambicioso plan promovido por varios socios y que lleva tras de sí muchos meses de negociaciones.
El documento recoge que el plazo de ejecución de las obras será de 24 meses a partir de la obtención de informes favorables de varias administraciones. Para ello, antes tendrá que recibir el visto bueno de Patrimonio, de la Consellería de Medio Ambiente y Territorio de la Xunta y también de Costas. La actuación requerirá una inversión de 20 millones de euros.
Más de cien empleados
La ejecución de las obras del futuro hotel mugardés requerirá, según indica el proyecto de la sociedad promotora, más de un centenar de profesionales de la construcción entre técnicos, electricistas, albañiles, fontaneros y electricistas, entre otros. De esta cantidad de trabajadores, el proyecto calcula que siempre se requerirá a pie de obra una media de 45 profesionales.
Una vez puesto en marcha el hotel, la Sociedad Castelo da Palma prevé que serán necesarios seis empleados en la cocina, cinco en el restaurante, cuatro en la cafetería pub, 11 para atender el balneario y otros 17 en la gestión del salón de congresos. Además, está previsto que se requieran alrededor de otros 72 con motivo de la celebración de congresos y bodas. De igual modo el proyecto recoge la posibilidad de poner en marcha un servicio de lavandería externa con la ayuda de unos cinco empleados.
Dos plantas de aparcamientos
La transformación del Castillo de La Palma en un gran hotel de lujo incluye que serán necesarias dos plantas para aparcamientos, una subterránea y otra en superficie. A ésta última se destinará la zona ajardinada a la entrada de la fortaleza.
El documento que acaba de recibir el Concello se ciñe en exclusiva al proyecto del hotel spa. Está previsto que próximamente la sociedad impulsora de la obra entregue otro escrito con el plan para la creación de la escuela de hostelería en una de las dependencias anexas al castillo, cuya puesta en marcha creará una decena de puestos de trabajo.
Además de las obras en el castillo, el proyecto comprende otro tipo de actuaciones, como la ejecución de una senda litoral entre La Palma y Chanteiro para mejorar la accesibilidad al hotel.
Todo el mundo conoce el hotel Algarrobico izado como bandera de los ecologistas, pero mientras se distraen las miradas hacia Almería, en el resto del litoral español, es la propia Administración del Estado la que se encarga de vender el dpmt.
La pretensión de construir un hotel en el Castillo de la Palma, se encontró con dos informes desfavorables de Costas, precisamente por hallarse enclavado en dpmt y servidumbre de tránsito y protección (se ve perfectamente en la foto). Eso no ha supuesto ningún problema. Como siempre, cuando se trata de grandes negocios, Costas, Ayuntamientos y cuantas administraciones intervienen, se las ingenian para decir que lo blanco es negro y si te he visto, no me acuerdo.
Lo indignante es que la cruzada ecologista no cuelgue ningún cartel ni pinte de verde nada, ni denuncie en juzgados y periódicos otros hoteles que no sean el famoso Algarrobico. ¿Por qué? ¿Les da pereza ir a Galícia? ¿Les parece estupendo que se haga negocio con el patrimonio del Estado? Es para preguntarse de qué o de quién dependen sus denuncias.
El Algarrobico tenía todas sus licencias, permisos y autorizaciones, incluidas las de Costas. Incluso, Cristina Narbona, ex ministra de Medio Ambiente, llegó a declarar en el Congreso en 2005 que el Algarrobico no estaba en dpmt. Años después, ante la denuncia de Greenpeace, los jueces han dicho que sí y que hay que derribarlo.
En cambio, el Castillo de la Palma, a pesar de que Costas, en época de Narbona, emitió dos informes diciendo que allí no se podía construir un hotel porque estaba en dpmt, se siguió con el proyecto. Años después, Greenpeace ni denuncia ni lo menciona, y Costas ha dado el visto bueno. Se podrá hacer un hotel sin ningún problema.
¿Puede alguien explicarlo?